jueves, 28 de enero de 2010

CANCIÓN ROTA


"Estoy buscando una canción un poco rota como yo. Estúpida y esordenada..."





Al filo del amanecer me dormí. Amaneció un día más y esta vejez que se acerca hora tras hora, segundo a segundo. Cuando abro los ojos pienso en todo aquello que me hace feliz pero no puedo evitar que me traicionen los sentimientos.

Amaneció y yo, contra ese inquilino no lucho, dejo que despliegue todo o que pueda dar.

Me levanto y arrastro mis cansados pasos dirigiéndome a la cocina, hacia el café de la mañana y a la ventana que me espera para ver pasar a la contradicción vestida de azul. La ventana esta ubicada en el segundo piso junto a una mesita redonda y negra, sus barrotes oxidados, sus cortinas translúcidas y el musgo creciendo en sus esquinas húmedas la hacen parecer vieja y descuidada.

Son la siete de la mañana, muy temprano para un cigarrillo, pienso, pero ¿Qué podemos hacer aquellos que dependemos de este asesino silencioso? Enciendo uno de ellos con la certeza de que, tal vez, no tendré tiempo ni paciencia para fumarlo hasta el final.


Me acerco a la ventana, miro a través de sus empañados vidrios y veo una calle desierta, tranquila, silenciosa, oscura como salida de un cuento de terror. A lo lejos alguien la transita.


Regreso a la cocina, enciendo la radio y busco, entre tantas emisoras, una donde los locutores no sean estúpidos, de esos que se inventan un tema ridículo para que la gente llame a opinar y a exponer su vida privada a un público desconocido que se va a morir de la risa o que a lo sumo le va a tener lástima.

Por citar algunas de las preguntas he de anotar:

¿Qué le baja la libido en una relación?

¿Tendría usted una experiencia sexual homosexual?

¿Cree que su novio(a) es gay?

Entre otras tantas de ningún carácter y que me parece deshonroso mencionar.

Y colapsan, según ellos, las líneas telefónicas. ¡Claro! con tanto loco que anda suelto.

¿Dónde quedaron los buenos locutores, los programas serios de opinión, las investigaciones, los análisis, las discusiones provechosas? ¿Dónde quedó el locutor que nos invitaba a actuar, a hacer algo por el país, la política, la vida y el mundo?

Nuestras emisoras actualmente parecen dirigidas a satisfacer el morbo de una sociedad cada vez más desadaptada, mal educada y hambrienta.

Pero aparecen las apologías. ¡Que son espacios de libre expresión! ¡Que las preguntas no tienen intención de ofender a nadie! ¡Que la gente quiere desahogarse!

Yo les doy la razón. No se puede pedir manzanas a un peral. Claro esta, no sería raro que el peral, viviendo tanto cambio acelerado, diera manzanas para no quedarse atrás en el mal llamado progreso. Siento pena por este pueblo inculto alimentado con viento, paja y desgracia ajena.

Al fin, encuentro una buena emisora y mientras subo el volumen de la radio suena aquella canción: “Cuando el amor llega así de esa manera uno no se da ni cuenta…”

Mil veces he cantado dicho himno con una cerveza en la mano, unas cuantas en la cabeza y con sentimientos encontrados en el corazón. No puedo evitar sentirme como el protagonista de esa canción: “un Caballo viejo”.

21 comentarios:

  1. Se me hace muy diferente todo esto. Cuando comencé a leer tu relato no imagine el desarrollo ni el final, el cual me parece muy bueno, las historias por lo general se han vuelto muy predecibles y en la forma lírica de tus escritos me disuelvo en el placer de leer algo distinto. Eres muy bueno y no creo que seas un caballo viejo, si es así, pues entre mas viejo mejor ¿o no? Buena vibra. Un abrazo para ti!!!

    ResponderEliminar
  2. Mi querido Caminante: este pueblo inculto, alimentado con viento, paja y desgracia ajena es Colombia la estulta, la loca, la pobre, la uribista, la boba.
    Mis más sentidas condolencias (por no haber sido...)

    ResponderEliminar
  3. Amigo mío me ha sucedido lo mismo que a Sabina, esa forma de cambiar el rumbo de una historia la hace mas real, aunque la verdad a veces uno como lector imagina un rumbo distinto al del autor, pero en fin, me ha parecido fascinante el relato, mas aun cuando veo la realidad de tus palabras, seguro que si el personaje enciende la TV a las 13:00 hrs, tendrá el mismo problema.

    Me quedo contigo tarareando esa canción.

    Un abrazo

    Gaspar

    ResponderEliminar
  4. Lo curioso es que encuentras el mismo programa día a día desde las 5am... sintonizas a las 16.hrs y siguen allí.. y ni hablar de los programas nocturnos, pero el "problema" no es solo el programa, si no como dices tu: La Audiencia, y es allí cuando te detienes a pensar que es el pueblo que nos rodea... lo malo es que cada vez crece mas la audiencia!
    ;o)

    ResponderEliminar
  5. Es un panorama del todo desalentador, aunque tenemos por lo menos la libertad de darle a un botón y cambiar de emisora o apagarla.
    Parece el fin de una epoca de libre pensadores desalentados por la programacion para ovejitas que nos dan.
    Te acompaño en el sentimiento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Caminante hay que ser tolerantes, deja que cada cual elíja lo que quiera escuchar, lo que no sea de tu agrado, opta por cambiar de emisora...¿Quienes somos para juzgar lo que escuchan los demás? y sobre todo ¿Quien somos para imponer nuestros gustos y criterios?...nacemos con la inteligencia que nos diferencia de los animales para tener poder decisorio, por mucha poesía que los demás lean, sino la leo yo no me llega.
    Mi lema es la tolerancia, me preocuparé el día que pierda mi tiempo...pero nunca juzgaré como lo pierden los demás.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  7. Miles de kilometros nos separan y parece que escuchamos las mismas emisoras... donde vamos, a donde nos dirigimos...buf.
    Brillante como siempre.

    ResponderEliminar
  8. Parece una mañana triste..
    Aqui hay muy buenos programas por la mañana para levantar un poco el animo durante el día.
    Relato excelente, para pensar un poco..
    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Seguir y seguir caminando, caminante.
    Ah, y no olvidar tomar esa cervecita fresca que
    nos aclara las ideas ante tanto programa basura.
    Muchas gracias por tu visita a mi rincón.
    Un saludo desde Mallorca.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias!
    Es curioso que muchas veces mueran quienes quieren vivir, y que los que no aprecian su miserable vida sigan entre nosotros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Canción rota, en un mundo quebrado...


    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  12. Pues debes tener vejez prematura porque se te ve joven, o es vejez o es pereza cuyos síntomas son los mismos. Entonces a levantar esos ánimos. Un abrazo. Amigo, no podrías quitar la palabra de verificación delcomentario???(la he tenido que escribir 3 veces)

    ResponderEliminar
  13. Despertarse cada mañana y enfrentarse al reto de afrontar lo que nos trae el nuevo día ya es más que suficiente.

    ResponderEliminar
  14. Caminante, por fin paso por tu blog, ya te sigo (como Libertad), asi que no me perderé tus actualizaciones.
    Bien, de esta entrada sólo puedo decir que tienes el relato un desarrollo inesperado, que culmina de forma sorpresiva, vaya, de forma jamás pensada y con preguntas demoledoras.

    Yo solo puedo acompañarte a cantar

    ...quererse no tiene horario
    ni fecha en el calendario
    cuando las ganas se juntan...


    Muaaaack (cantadito) para ti

    ResponderEliminar
  15. Me pongo al día con tu blog. Es éste siempre un sitio confortable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola! hablando de radio... solo decir que ahora dicen mucho que ejercen libertad de expresión cuando opinan de esto o lo otro, pero mas bien lo que ejercen es libertad para insultarse... parece que no esta de moda usar argumentos, pero en fin tampoco todos los periodistas son iguales, lo que pasa que es que a veces damos mas importancia a los que mas ruido hacen... en fin...

    Buena entrada.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Verdades puritas, la ignorancia es una epidemia... Y la canción, ES ¡¡¡LA CANCIÓN!!!, ya me dieron ganas de escucharla jajaja

    un abrazo amigo =)

    ResponderEliminar
  18. Hola, un gusto llegar por aquí. Tu texto es peculiar: comienza con lo que supuse sería un relato de ficción pero de pronto da un giro que sorprende. Me hubiese gustado saber quien es y como es la "contradicción vestida de azul". Para mi gusto, la mejor frase del texto.

    Comparto contigo el asombro y la impotencia ante tanta estupidez, no solo tu pueblo, si no también el mío y todo el planeta está envenenado con ello, los medios de comunicación se encargan de perpetuar el vacío intelectual y espiritual de las personas... esa es la forma de poder más potente y abominable de nuestra sociedad, crear más y más ignorantes y vacuos.

    ¡Paciencia y esperanza!
    Te dejo un saludo fraterno desde el confín austral!

    ResponderEliminar
  19. Tienes muchísima razón. Y el problema es que hemos llegado a un punto en el que se ofrece lo que la gente consume sin reparos. Antes, mucho antes, ellos elegían lo que veíamos o escuchabamos... pero esto fue hasta que vieron que el publico era el que decidía que ver u oír. Por desgracia los gustos "comunes" tiran a lo soez, cutre, al populismo barato, a la chorrada elevada a la máxima potencia.
    Siempre nos quedará un buen libro o entrar en blogs como éste.

    Un saludazo! :)

    ResponderEliminar
  20. hermano genial!!

    no tengo palabras.

    y es muy cierto eso de la radio, ya no es como solia ser.

    ahora te sigo.

    ResponderEliminar
  21. La radio ya no es lo que era, está claro! Felicidades de nuevo por tu texto pero... ¡hace dos semanas que no apareces por aquí! Estamos esperándote,

    ¡Saludos desde la Luna!

    ResponderEliminar